23 Abril 2021
Invertir en la cadena de Químicos y Ciencias de la Vida de Colombia es una apuesta segura, pertinente y estratégica.

Gracias al talento y capacidad de innovación de los empresarios colombianos, esta cadena sobresale como una industria competitiva, de alta calidad y valor agregado, que está preparada para recibir capital extranjero y seguir conquistando los más exigentes mercados internacionales.

De acuerdo con las cifras más recientes, en diciembre del año pasado, las exportaciones de productos correspondientes al sector aumentaron 22,5%, respecto a diciembre del año anterior.

De hecho, la cadena aporta el 22% de las exportaciones no minero-energéticas del país, con ventas internacionales que ascienden a US$3.200 millones y llegan a más de 100 mercados.

Igualmente, durante 2020 ProColombia apoyó la llegada de 33 proyectos de inversión correspondientes a esta cadena que, sumados, superaron los US$470 millones, los cuales pertenecen a sectores como el farmacéutico, agroquímico, envases y empaques, entre otros.

Ingredientes naturales

Igualmente, la sostenibilidad, como pilar, es un aspecto fundamental en la comercialización de los productos de la cadena.

Por ejemplo, Colombia cuenta con ingredientes naturales con diferentes aplicaciones para sectores como el cosmético, el farmacéutico y el alimentario como pigmentos naturales, aceites esenciales, extractos de plantas, entre otros.

Además, se han priorizado 11 especies de la biodiversidad colombiana con potencial exportador a corto plazo, cinco a mediano plazo y tres a largo plazo.

Y se espera que el país exporte US$30 millones de ingredientes naturales para el año 2032.

Con esto en mente, se han implementado incentivos legales, como la exención del IVA en provitaminas, vitaminas, concentrados naturales y sus derivados.

Descargas